Hoy mismo llega a los cines argentinos Maligno y te contamos de qué va lo nuevo de James Wan (Aquaman).

Si querés estar al día con las noticias de videojuegos te invitamos a sumarte a nuestra Fan en Facebook y Zona Geek, nuestra comunidad en Facebook a través de este LINK

Sinopsis:

“Luego de una pelea con su pareja, Maddy sufre un extraño ataque en su casa. Su vida da un vuelco que no parece tener sentido a esto se le suma  que se entera de terribles cosas que le suceden a su alrededor, junto con su hermana tendrán que descubrir qué es lo que está sucediendo y quién o qué es lo que está acechándolas desde las sombras.”


James Wan (Aquaman) nuevamente nos muestra sus increíbles habilidades como director que parecen solo mejorar con cada nueva película que tiene a cargo. En Maligno o Malignant, su título original vuelve a uno de los géneros que más reconocimiento le generó, el terror. En este caso parece haberse ido por un lado más convencional, tomando mucha inspiración en Slashers clásicos como Friday the 13th (1980) o A Nightmare on Elm Street (1984).

Maligno tiene uno de los trabajos de escenografía, fotografía y puesta de cámara mejor logrados en una película de terror reciente, pero más allá de la espectacular combinación de estas cosas, lo que se ve en pantalla no logra llegar al espectador principalmente por el paupérrimo casting que se eligió para protagonizar este film.

La protagonista y los personajes secundarios como se sienten totalmente pobres en cámara, no pudiendo lograr llegar a la audiencia como se espera de un film de este género. Esto destaca en cada nueva escena que vemos, dejando ver y remarcado lo mal que trabaja el reparto y la poca química que hay entre los mismos, incluso cumplen algunos estereotipos de otras películas de terror.

Otro de los principales problemas que tiene Maligno es tratar de impactar desde el principio pero sin éxito y con algo totalmente trillado. La película apunta a un terror clásico de monstruos que no va con las últimas obras de terror de directores como Ari Aster (Midsommar), Andy Muschietti (It parte uno y dos, Mama) o Fede Alvarez (Don’t Breathe)  que vienen arrasando en los cines.

Maligno cuenta con un gran presupuesto, algo que se nota con cada escena a lo largo de todos sus 111 minutos de duración, pero siempre termina destacándose la misma palabra, la exageración, esta se encuentra en todo, la música, las actuaciones, la sangre y hasta el propio antagonista y principal “monstruo” del film. Todo esto termina siendo demasiado para cuando llegamos al último acto.

El guión se vuelve predecible en gran parte de su duración, incluso resalta que Maligno cuenta con 15 minutos demás que podrían haber sido totalmente quitados para tener un clímax mucho más impactante. La exageración es el objetivo perfecto para describir el guión de Wan en colaboración con Akela Cooper (M3gan) e Ingrid Bisu (The Nun).

Como decíamos previamente, la película está hermosamente conformada en la mayoría de las escenas desplegando un talento tremendo por parte del equipo de Wan, exceptuando al reparto. Lo mismo pasa con la música y el score que están muy bien trabajados, algunas veces desubicados pero en la mayor parte del film, es de lo mejor que tiene Maligno.

Maligno sufre de un complejo de personalidad sobre todo los últimos dos actos donde el principal “villano” parece convertirse en una especie de superhéroe, recordándonos a la extraña obra de Sam Raimi, Darkman (1990)  en la cual el personaje principal adquiere habilidades sobrehumanas debido a la venganza, algo que en Maligno, más allá de lo inverosímil que es todo agrega una capa más bizarra a la experiencia y hace que el espectador se salga de la trama principal.

En algunos momentos la película intenta dar una pequeña pizca de comedia para aflojar con la tensión sin éxito y convirtiendo el film en algo todavía más extraño de lo que ya es. La decisión del guión de hacer a este antagonista totalmente superpoderoso, es una de las cosas que más afecta la experiencia, generando algunas escenas que no tienen nada que ver con lo queria ofrecer el film y que terminan dejando en evidencia lo raro de la historia planteada.

Lo que sí hay que destacar de Maligno son algunas de las secuencias de terror compuestas, que demuestran lo experto que se hizo Wan, en el manejo de cámara para dar una buena escena de terror, con tomas cercanas y un manejo de cámara fantástico, que nos ubican inmediatamente en la piel de la persona que está siendo acechada. Los efectos especiales en general, también cumplen un gran rol para transportarnos a donde nos quiere llevar Maligno.

La ciudad elegida para la historia también es una gran suma a la experiencia, pero termina sufriendo una especie de crisis de identidad, por la fachada antigua y sin modernidad que le quiere dar Wan, algo que en 2021 no puede hacerse completamente, sobre todo para ciertas escenas ya más metidas en la segunda mitad del film. La película aprovechando la ciudad, cumple un cliché muy viejo de las películas de terror que termina dando una vuelta de tuerca bastante pobre.

Por otro lado, la escenografía e iluminación son algo esencial en el relato de Maligno y cumplen un gran rol para poner cada escena a punto para lo que se viene a continuación y esto se vé desde el principio hasta el final en la película, sobre todo para cada persecución que vemos, todas filmadas de manera distinta y con una conclusión diferente. En lo que es composición, Maligno se destaca de manera soberbia.

Conclusión

Maligno tiene todas las cosas para ser un gran film de terror, un gran director, un trabajo de música y scor increíbles, una fotografía, escenografía e iluminación espectaculares pero al final todo esto palidece ante el guión horrendo y las actuaciones pobres que nos plantea la película. En el último acto y parte del segundo, Maligno se convierte en una especie de película de acción de superhéroes llena de gore innecesario que deja al espectador con sabor a nada. Wan como director es indiscutible pero no así como guionista.

Título: Malignant

Fecha de estreno: 10 de Septiembre 2021

Género: Terror

Dirección: James Wan

Guión: Ingrid Bisu, James Wan
y
 Akela Cooper

Reparto: George Young, Annabelle Wallis,
 Maddie Hasson, Jake Abel, 
Jacqueline McKenzie, Michole Briana White,
 Paul Mabon, Ingrid Bisu

Duración: 111´