A MEDIADOS DE AGOSTO SE HA LANZADO RIMS RACING DESARROLLADO POR RACEWARD STUDIO Y DISTRIBUIDO POR NACON GAMING, A CONTINUACIÓN TE DETALLAMOS SOBRE EL JUEGO.

RiMS Racing es un juego simulador de carreras de motos desarrollado por RaceWard Studio y publicado por Nacon. El nombre del juego es una abreviatura de “Riders and Motorbike Simulator” y no se trata tanto de ser una estrella en el mundo del motociclismo, sino más bien de ser propietario de una moto. RiMS Racing es un juego orientado a las mejores motos de las marcas más importantes de la industria y donde la mecánica del vehículo será muy importante durante el desarrollo de las carreras.

JUGABILIDAD

Pilotar una moto de competición no es tarea sencilla, y eso es precisamente lo que nos quiere hacer entender RiMS Racing desde el mismísimo principio. Nuestros primeros minutos en el título de RaceWard, mediante un tutorial, serán una introducción a través de la cual deberemos acostumbrarnos a los conceptos más básicos del manejo de la motocicleta: acelerar, frenar, girar, cambiar de marchas manualmente (si así lo deseamos). Sí, puede parecer algo absurdo, pero arrancar con ímpetu supone que la moto se desequilibre y, si no tenemos cuidado, acabaremos en el suelo más de una vez.

En esta entrega quieren que sepamos que esto no va a ser fácil, pero en cuanto nos acostumbremos a los controles y al manejo, todo se volverá más sencillo y divertido. Como es lógico y como en cualquier otro videojuego del género, RiMS Racing nos permite personalizar los ajustes de pilotaje para adaptarlo a nuestro gusto y a nuestras pretensiones. Este título se trata de un simulador en toda regla y uno la verdad exigente, el juego cuenta de entrada con tres dificultades que en realidad se traducen en qué tan realista quieres que sea tu experiencia, siendo el más bajo el principiante que te da algunas asistencias y en las curvas no es tan exigente. Y el nivel más alto el de simulación realista que como te lo puedes imaginar es exclusivo para los que buscan la experiencia definitiva en este tipo de juegos, aquí claramente deberemos de acelerar en los momentos indicados y de frenar con precisión con ambos frenos. Cualquier error supondrá caídas y accidentes que al final no queremos que sucedan.

Para los que sean principiantes o si será tu primera vez jugando un simulador de motos, por suerte tenemos guías desde sus inicios del juego que nos enseñan desde lo más básico como el manejo de nuestra moto hasta el recorrido por los diferentes modos de juego y hasta la personalización de nuestro piloto y nuestra motocicleta.

El modo trayectoria de RiMS Racing es el principal atractivo de este título en el que deberemos escoger una moto de los ocho fabricantes disponibles. Ahí comenzará la aventura dentro del taller en el cual deberemos prestar atención al estado de cada pieza de la moto.

Nuestras piezas se irán desgastando a medida que vayamos completando carreras y acumulemos varias caídas. Así que deberemos ir comprando piezas nuevas a medidas que se vayan deteriorando, mientras montamos y desmontamos toda nuestra moto durante el proceso. Si necesitas reemplazar una pieza de tu moto, como los discos de freno, debes destornillar físicamente los tornillos y extraer las piezas utilizando una combinación de movimientos con los sticks y los botones del mando. Puede resultar algo tan sencillo como dos simples pasos el volver a colocar una pieza o, más bien, más de diez pasos para destornillar algo, sacar la pieza, desmontarla, etc. Y es crucial hacerlo bien, ya que si reemplazas los discos de frenos mencionados anteriormente de forma incorrecta, las ruedas no se montarán automáticamente. Una experiencia jugable que sirve como deleite para los amantes del motor y como un buen aprendizaje para los más novatos.

A medida que vamos avanzando en el modo carrera, iremos subiendo de nivel como corredor, ganando dinero, y puntos de equipo. Para ello deberemos gestionar nuestros departamentos de I+D, Ingeniería y Gestión que iremos mejorando con Puntos de Equipo, pudiendo conseguir mejoras en el desarrollo de piezas o el desgate de las mismas.

Correremos cada fin de semana en uno de los diferentes eventos que nos proporcionarán recompensas para mejorar nuestra moto e incluso conseguir nuevas, cómo en las Competiciones de Constructores. Las pruebas varían entre carreras con entrenamientos libres y clasificación en circuitos reales o realizar carreras de carretera.

En la pista también nos encontramos ante un apartado muy técnico. Por ejemplo, el freno delantero y el freno trasero se dividen en diferentes botones. Sin embargo, esto se puede cambiar en el menú para tener el clásico freno de un solo botón. Durante la parada en boxes, eres responsable de la rapidez con la que se cambian los neumáticos y del repostaje, utilizando el mismo sistema que en el taller con la combinación de botones y movimientos. Otra característica interesante es el MSC (Motorbike Status Check). Con esto puedes pausar la carrera en cualquier momento y verificar el estado de cada parte individual de la moto. Es inmensamente detallado, quizás demasiado para muchos, pero tampoco te obligan a utilizarlo.

Los modelos de las motos disponibles son: Kawasaki Ninja ZX10 RR, Aprilia RSV4, BMW M1000 RR, Ducati Panigale V4R, Honda CBR1000 RR, MV Agusta F4 RC, Suzuki GSXR-1000 y Yamaha YZF R1. Con respecto a las opciones de customización: hay aproximadamente 500 componentes oficiales (neumáticos, discos, pinzas, pastillas, suspensión, resortes, filtros de aire, escapes, freno y embrague maestro, cilindros, líquidos de frenos, aceites de motor, ECU, carenados). Hay un total de 9 circuitos oficiales y 5 de carreteras en Estados Unidos, Noruega, Australia, España e Italia, por si queremos despejarnos un poco de los circuitos.

Además del modo trayecoría, tenemos un modo de carrera individual dónde podremos usar cualquier moto, el circuito y las condiciones de la pista. Un modo de contrareloj llamado Pruebas Privadas con el que podremos compartir resultados online y repasar en el modo academia los eventos especiales de academia que hayamos jugado en el modo trayectoria.

En cuanto a los modos de multijugador, podremos jugar partidas locales a pantalla partida. En cuanto a su modo online, tenemos los desafíos que cuentan con diferentes niveles de dificultad y se van renovando diaria, semanal y mensualmente. Aquí podremos comparar nuestras marcas con las de otros usuarios online. Por último, un modo de Eventos Personalizados en el que puedes crear salas o unirte a ellas, y jugar contra otros jugadores.

AMBIENTACIÓN

Su apartado gráfico es muy bueno, tiene unos gráficos muy realistas y detallados, y cada motocicleta se ve excelente y con gran realismo, además de que cada componente tiene su modelado y textura. Así como también en la climatología de los circuitos, como por ejemplo, en la lluvia. En cuanto a rendimiento generalmente va bastante bien, a excepción de ciertos momentos y ciertas pistas, en el que hay bajones de fps (que esperemos que se solucionen en unas futuras actualizaciones).

Con respecto al apartado sonoro, nos encontramos una buena banda sonora y una genial adaptación de los ruidos y sonidos de las motos, y el realismo de los efectos. El juego se encuentra doblado en Español incluido las voces.

CONCLUSIÓN

El modo trayectoria resulta de lo más completo, teniendo que prestar atención a nuestra moto y cuidándola en cada carrera. El mantenimiento de la moto antes de cada carrera es uno de los grandes pilares, y uno de los puntos que más nos ha gustado.

RIMS Racing es un gran simulador de carreras de motos, aunque también podemos ajustarlo para aquellos que deseen algo más arcade. Si bien puede parecer que no tiene demasiado contenido en cuanto a motocicletas y pistas, tiene demasiadas piezas para variar y modificar cada motocicleta en lo que respecta a la gestión mecánica, además de muchísimos eventos y modos de juego, así que realmente tenemos mucho contenido para disfrutarlo por decenas de horas.

RiMS Racing ya se encuentra disponible para Xbox One, Xbox Series X|S, PlayStation 4, PlayStation 5, PC (Steam & Epic Store) y Nintendo Switch.