Plataformas: PC (Microsoft Windows) / PlayStation 4 / Xbox One / PlayStation 5 / Xbox Series / Google Stadia
Géneros: Acción / RPG
Desarrollador: CD Projekt RED
Editor: CD Projekt RED
Fecha de lanzamiento: 10 Diciembre 2020
Precio: 60 USD
Idioma: Ingles /Aleman/Frances/Español España

Antes del lanzamiento de lo que se puede argumentar que es el juego más esperado de los últimos ocho años, el hype estaba por las nubes. Pero los retrasos constantes, el marketing con poco gameplay y aferrándome al pedigree de CD Projekt Red para crear una obra legendaria pensaba que lo pasaría mucho mejor en lo que seguramente sería un juego revolucionario.

Decidí comenzar en el desierto. Como un nómada llamado V, rápidamente emprendí un lucrativo trabajo de contrabando con mi nuevo compañero, Jackie. Después del prólogo y un rápido  montaje, estás en medio de Night City. Después de un desastroso robo, te quedas con nada más que un biochip canceroso que contiene la conciencia del rockero anarquista Johnny Silverhand, y la promesa de que tu muerte está por venir.

Encontrar una manera de desenredar la psique de Johnny de la tuya es el principal motivador mientras pasas tu tiempo explorando la ciudad, aceptando trabajos para reparadores y conociendo el talento local. Las actividades secundarias es donde brilla Cyberpunk 2077, y suelen estar bien escritas, ser graciosas y emocionantes. Ojalá pudiera decir lo mismo sobre la trama principal.

La muerte es el tema central de Cyberpunk 2077, pero la relación de nuestro protagonista con ella me molestó. Evitarla es su única motivación en la mayor parte del juego, y las quejas constantes mientras te abres paso por la ciudad asesinando gente es extremadamente aburrido y casi patéticos. En lugar de invertir el tiempo que les queda para mejorar la vida de los demás o lograr algo grandioso, se vuelve simplemente un medio para un fin: su supervivencia.

Si bien la historia principal fracasa, Night City en sí (en su mayor parte) cumple. Es un mundo abierto que hubiera parecido imposible hace apenas unos años, con una verticalidad imponente, detalles increíbles e innumerables espacios interiores. Atrás quedaron los edificios de cartón de Grand Theft Auto V, reemplazados por una jungla de hormigón y acero transitables y de varias capas. Conducir fue tan fascinante que no utilice el viaje rápido ni una vez durante mis 32 horas de juego, sino que disfruté de las grandes vistas de los imponentes complejos, los parques eólicos y los montones de basura interminables.

Cuando digo que conducir es fascinante, lo digo en todos los sentidos, excepto en los controles. Los autos se sienten tanto pesados como flotantes, lo que suena imposible hasta que lo experimentas por ti mismo. Hay una variedad saludable de vehículos, únicos y de aspecto asombroso, pero ninguna supera las limitaciones de la pésima física de conducción.

Disparar es igualmente insatisfactorio, con inteligencia artificial sin cerebro y un gunplay mediocre. Hay muchos tintes de looter-shooter en Cyberpunk 2077, lo que significa que re utilizas armas y ropa dependiendo de dónde te lleve el juego mientras luchas y exploras. Ojalá hubiera un poco más de permanencia en el equipo porque encontrar armas que útiles se convirtió en un asunto fugaz, ya que eran reemplazadas rápidamente por alguna de calidad común.

Si bien el combate es un poco decepcionante, los entornos en los que se desarrolla no lo son. Desde tiendas abandonadas hasta tiroteos en carreteras, la escala de la aventura en la que te embarcas impresiona constantemente. Night City en sí es un ecosistema de mundo abierto abrumador, con historias cautivadoras, conversaciones paralelas y misiones opcionales. Esas misiones opcionales suelen ser más convincentes que la historia principal, con personajes cuya codependencia de V se basa en algo más que en su impotente búsqueda de supervivencia.

Hablando de V, los detesto absolutamente, o al menos, a la versión masculina. Puedes personalizar la apariencia y el género de V, y el actor de voz masculino es tan forzado que mi propio avatar es mi personaje menos favorito en el juego. La actuación de Keanu como Johnny Silverhand no es mala pero tampoco buena, pero resalta en comparación con la falsa brusquedad de nuestro héroe.

Por mucho que despreciara su personalidad dentro del juego, construir mi personaje fue una experiencia gratificante. Hay numerosos árboles de talentos relacionados con habilidades más básicas como manejo de armas y daño cuerpo a cuerpo, pero también hay habilidades más únicas como Netrunning – la capacidad de deslizarse a lo largo del software para eliminar enemigos desde sus propios sistemas de seguridad.

Siendo la persona aburrida que soy, me especialicé en pistolas, pero incluso mi pequeña arma, combinada con habilidades rudimentarias de sigilo, resultó muy eficaz para eliminar enemigos. En particular, disfruté la capacidad de modular tus miras y los silenciadores, combinados con mods que se insertan en las armas para mejorar sus estadísticas. Todo muy parecido a Destiny, pero me dio una buena razón para explorar el mundo. Cada vez que salía del camino principal para explorar fui recompensado adecuadamente, y eso siempre es un gran sentimiento.

En comparación con la gran e imposible promesa de Cyberpunk 2077, es poco probable que el juego que realmente obtuvimos deje una impresión duradera en la mayoría de los jugadores. Está destinado a decepcionar a los más fanáticos, y siendo parte de ese grupo, me sentí un poco decepcionado al final. Cuanto más jugaba, más superficial se volvía el mundo abierto. Las increíbles historias que CD Projekt Red son capaces de ofrecer se pierden en un mundo increíble con un gameplay que deja mucho que desear. Al final de mi experiencia, los hermosos paisajes estaban allí para ser recorridos, y todos las marcas en el radar y potenciales botines se desvanecieron de mi periferia.

Los personajes, las historias y la estética de Cyberpunk 2077 tienen gran parte del peso de la experiencia. Es difícil señalar un mundo abierto tan esculpido con una visión singular para crear paisajes impresionantes en todo momento. No voy a insistir en los errores tan tarde en esta review (incluyendo su desastroso rendimiento en consolas), pero creo que las otras particularidades son más fundamentales. Los temas confusos, el combate mediocre y el ecosistema de mundo abierto poco profundo son lo que impiden que Cyberpunk 2077 alcance la grandeza. Aun así, si cree en la promesa inicial de CD Projekt Red y quiere ver las cosas por sí mismo, siempre podras pasar tu tiempo en Night City.