Sin lugar a dudas tanto la saga de Modern Warfare junto a Black Ops fueron dos pilares de Activision en la pasada generación de consolas, por desgracia con los títulos posteriores la franquicia Call of Duty entro en decadencia con títulos carentes de buenas campañas. Con la Reimaginación de Modern Warfare la franquicia dio un giro de 360 grados posicionandose de nuevo en la cima, era cuestión de tiempo para que la otra saga que nos dio tanto volviera con todo, por fortuna no tuvimos que esperar mucho ya que un año más tarde nos sorprendieron con el anuncio de Call of Duty: Black Ops Cold War. Titulo que llega 10 años después de la primer entrega haciendo borron y cuenta nueva a los títulos posteriores dentro de esta saga, es decir nos encontramos ante la secuela directa de aquel título que tantas alegrías nos dio alla por el 2010; sin más preámbulos a contininuación te dejo mis impresiones acerca de Call of Duty: Black Ops Cold War jugado en PlayStation 4 Fat (Pronto esta reseña será actualizada con la versión de PS5).
Plataforma: PlayStation 4 | PlayStation 5 | Xbox One | Xbox Series X|S | PC
Género: Juego de disparos en primera persona
Desarrolladores: Treyarch | Raven
Editor: Activision
Fecha de lanzamiento: 13 de Noviembre de 2020
Precio: 60 USD
Idioma: Voces en Ingles/Español y textos en Español

Sin lugar a dudas tanto la saga Modern Warfare junto a Black Ops fueron dos pilares de Activision en la pasada generación de consolas, por desgracia con las entregas posteriores la franquicia Call of Duty entro en decadencia con títulos carentes de buenas campañas. Con la Reimaginación de Modern Warfare la franquicia dio un giro de 360 grados volviendo de nuevo a la cima, era cuestión de tiempo para que la otra saga que nos dio tantas alegrías en el pasado volviera con todo; por fortuna no tuvimos que esperar mucho ya que un año más tarde nos sorprendieron con el anuncio de Call of Duty: Black Ops Cold War.

Titulo que llega 10 años después de la primer entrega haciendo borrón y cuenta nueva a los títulos posteriores dentro de esta saga, es decir nos encontramos ante la secuela directa de aquel videojuego que se lanzo allá por el 2010; sin más preámbulos a continuación te dejo mis impresiones acerca de Call of Duty: Black Ops Cold War jugado en PlayStation 4 Fat (Pronto esta reseña será actualizada con la versión de PS5).

Lo que más me intrigaba de esta entrega era la campaña, ya que como mencione antes, nos encontramos ante el verdadero Call of Duty: Black Ops 2 haciendo de cuenta que las demás entregas nunca existieron. En la campaña nos ponemos en la piel de un nuevo personaje nombre en clave “Bells” al cual como novedad podemos personalizar su perfil psicológico de esta forma tendremos diferentes atributos que nos ayudaran en los tiroteos que se nos avecinan. La ambientación nos lleva nuevamente a la década de los 80, con la misión de detener a Perseus, un agente soviético cuyas acciones tuvieron un gran impacto en la Guerra Fría. No quiero dar muchos detalles más sobre la campaña, pero debo decir que tengo sentimientos encontrados, si bien volver a ver a figuras legendarias como lo son Mason y Woods (fanservice) es realmente muy agradable, esperaba más.

Al principio todo arranca de manera espectacular, muy épico y te deja la sensación de que la adrenalina ira en aumento, pero a medida que jugamos notaremos que todo se va diluyendo. Hay ciertas mecánicas que traen consigo los títulos en donde introducen un personaje creado por nosotros y claramente son las siguientes: Que el personaje no habla, y que no se siente parte de la historia. ¿A que voy con esto? A ofrecer esa “libertad” a la hora de ir completando las misiones, y las diferentes opciones de diálogos nos dan como resultado una campaña bastante genérica que no termina de encajar con la esencia de CoD. Si bien dichas mecánicas me parecieron interesantes, fueron ejecutadas de la peor manera dando como resultado una historia muy pausada, con poco ritmo que nos deja con sabor a poco.

Algo que me encanta de esta saga es que ofrece horas de diversión para todos los gustos, además de contar con la Campaña principal, tenemos a nuestra disposición el modo multijugador en donde pondremos a prueba nuestra habilidad con jugadores de todo el mundo, y plataformas. Ya que contamos con crossplay, como resultado los tiempo de espera entre partidas serán muy escasos, en esta ocasión tenemos 9 modos de juegos y 10 mapas de arranque, se esperan más por medio de contenido descargable gratuito. Seguramente van a utilizar el esquema de temporadas en donde, al igual que lo visto en Warzone, jugando y cumpliendo diferentes objetivos iremos desbloqueando nuevas y jugosas recompensas. Uno de los nuevos modos a destacar en “Bomba sucia” en donde nos unimos a 3 compañeros para formar equipos de 4 jugadores con el fin de luchar contra otros 9 equipos en una búsqueda de uranio para ir detonando bombas en un papa gigante. Me pareció un modo muy dinámico y entretenido en el que se puede utilizar diferentes vehículos, y en donde el trabajo en equipo será clave para triunfar. Como punto negativo se echan en falta modos clásicos como: Juego de Armas, que fue un éxito en la primer entrega.


Ya que estoy hablando del multijugador, aprovecho para contar un poco acerca del gunplay de esta entrega, desde el vamos toma mucho elementos que ya vimos en Modern Warfare (2019) y Warzone. Es decir, nos encontramos ante un sistema de disparos realmente muy solido que mantiene las bases de la anterior entrega, con pocas novedades si, pero todo se encuentra realmente muy pulido. Si hay algo que me encanta de los títulos desarrollados por Treyarch son los Zombies, de hecho es lo primero que juego en cada entrega. La trama del Eter que vio la luz en aquel querido Call of Duty: World at War, siendo el inicio de toda una revolución y que concluyo en Call of Duty: Black Ops 4 se vera reiniciada en esta entrega bajo el nombre del “Eter oscuro”. Nos encontramos ante el modo Zombie más ambicioso de la franquicia hasta la fecha, que viene cargado de novedades, al principio me sentí un poco confundido por todas las cosas nuevas que hay. Entre ellas veremos el sistema de rarezas como en cualquier BR que toma de Warzone, así como el sistema de curas, crafteo de items y el blindaje.

Otro punto interesante que nos mantendrá pegados al mando es el sistema de progresión, ya que a diferencia de otros títulos en el que nuestras mejoras terminaban en cada partida (a excepción de las mejoras de clase y demás desbloqueos por nivel) ahora con la mecánica de extracción disponible cada 5 rondas vamos a poder guardar recursos; de esta forma iremos mejorando ciertos aspectos con “eterio” la moneda del modo zombie, para como resultado a medida que avanzamos alcanzar rondas más altas. Contamos por ahora con 1 solo mapa en el cual podemos jugar en modo infinito o por su parte a 20 rondas, de esta forma iremos mejorando ciertos elementos con el fin de completar el easter egg que sinceramente no me pareció muy difícil. Por su parte regresa el modo de Dead Ops Arcade, en donde la cámara se posiciona en vista cenital en donde podemos jugar solos o con un amigo; un modo muy adictivo y divertido que se agradece este presente. Si contamos con la versión de PlayStation, vamos a poder jugar por adelantado al modo “Onslaught”, en donde deberemos ir superando rondas de zombies y jefes siguiendo una lampara que se alimentara de las almas de los mismos; interesante modo para pasar el tiempo.

En cuanto al apartado audiovisual, nos encontramos ante uno de los mejores CoD tanto en la anterior generación (PS4 y Xbox One), así como un gran inicio para la nueva generación. Gráficamente es un espectáculo visual, me sorprende que en PS4 se vea realmente tan bien, con una fluidez increíble, no note prácticamente bajas en los FPS, va a 60 fps en 1080p, y por su parte en consolas pro va a 4k con 60 fps en todo momento. Por su parte los efectos sonoros de las explosiones y el manejo de las armas me pareció de gran calidad, no puedo decir lo mismo de la banda sonora que pasa muy por debajo del telón; el título llega con voces en Español y las diferentes opciones de subtitulos como de costumbre.

Conclusión

Call of Duty: Black Ops Cold War cuenta con buenas ideas a la hora de ofrecerle al jugador la posibilidad de personalizar su experiencia, pero las ejecuta de la peor manera dando como resultado una campaña poco creíble. Esperaba más, mucho más teniendo en cuenta que es una secuela directa de un título que en su momento dejo la vara muy alta en cuanto a guion y narrativa, por desgracia la experiencia es arruinada por estas decisiones. Por fortuna contamos con un entretenido modo multijugador y una solida experiencia zombie que harán valer su precio.